fbpx

El hormigón armado se ha considerado un material eterno, pero todos sabemos que el hormigón enferma y se deteriora.

La degradación del recubrimiento hace que la estructura de hierro quede expuesta y por tanto se acelere la corrosión. Se inician dos fenómenos el primero, y más peligroso, es la reducción de la sección del armado. El segundo conlleva el desconchado o despegue del recubrimiento, también conocido como spalling.

Este deterioro afecta a vigas, pilares, losas, frentes de balcón, rampas, hormigón visto, elementos decorativos, cornisas y obra civil como puentes, viaductos, túneles y canales hidráulicos.

Kerakoll ha desarrollado un nuevo material revolucionario que recomendamos usar para pasivar, reparar, alisar y proteger estructuras de hormigón.

GeoLite® es el primer mortero para la reparación monolítica del hormigón.

Ventajas del mortero monolítico para la reparación del hormigón armado

  • Es un revolucionario geomortero  eco-compatible que garantiza reparaciones monolíticas insensibles al paso del tiempo.
  • El único diseñado para facilitar el trabajo en obra; monocomponente, se mezcla solo con agua.
  • Posee extraordinarias características de trabajabilidad porque permite personalizar lo tiempos de fraguado en función de las condiciones climáticas y de obra.